Entradas etiquetadas como pronóstico

Pronóstico de neoplasias («doubting Thomas»)

«Es un tumor que raramente desarrolla un comportamiento maligno por lo que la castración debe conferir un pronóstico favorable, si bien es recomendable mantener un seguimiento».

Esta frase la dicto en todos los comentarios cuando diagnóstico alguno de los varios sertolinomas o seminomas que veo cada semana, a pesar de que tras 25 años de diagnóstico podría contar con los dedos de las manos los que he visto metastatizar. Y no lo digo porque personalmente crea que así es, muy al contrario, sino porque según la bibliografía metastatizan entre un 4 y 14% de los casos. Pero como la patología es una disciplina que no encaja en la medicina basada en la evidencia, me reservo muy mucho de expresar mi opinión. Y hasta ahora, nunca había sabido si esta visión era fruto de una percepción sin fundamento o tenía algún atisbo de realidad, pero tras leer las reflexiones de Meuten et al. (Vet Pathol, 2018) lo veo claro.

Si confrontamos dos sistemas de gradación distintos para una misma neoplasia, al menos uno de los dos no funcionará. Y los motivos pueden ser varios:

  1. desacuerdo entre patólogos cuando valoran un mismo criterio
  2. poca especificidad de los detalles empleados en los artículos originales
  3. falta de parámetros estandarizados
  4. empleo de demasiadas valoraciones subjetivas
  5. factores que provocan variaciones en los datos (pe. estudios retrospectivos que abarcan periodos tan amplios como para tener diferencias en los métodos de diagnóstico, fase de la enfermedad cuando se incluye en el estudio, terapias, etc) los que provocará diferencias en la TSG y ILE.
  6. indefinición del concepto evolución (subjetividad de los propietarios) o supervivencia (ausencia de autopsias que desvinculen los procesos)

Estas variaciones suceden tanto en medicina humana como en veterinaria, pero en la medicina de pequeños

Osteosarcoma

animales se ven acrecentadas por la limitación de los datos clínicos, variabilidad de los tratamientos, así como factores emocionales y económicos que influyen en la eutanasia.

Un sistema de gradación no sirve para nada sino predice el comportamiento de una neoplasia y actualmente, no está nada claro, de entre los diferentes sistemas de gradación en veterinaria cuál ofrece información útil sobre el pronóstico de un tumor cuando éste sistema se aplica a poblaciones distintas de animales, propietarios, tratamientos y patólogos. Basta tener presente que en oncología humana, de 53 estudios preclínicos de referencia, estudios posteriores sólo confirmaron los resultados en un 11% de los casos(1) Si queremos que nuestros resultados sean comparables entre diferentes estudios, los parámetros que empleen oncólogos, biólogos y patólogos deben estar suficientemente estandarizados y detallados como para que siempre puedan replicarse. Quizás los resultados no se replicarán, pero los métodos siempre deben hacerlo.

Un sistema de gradación no sirve para nada sino predice el comportamiento de una neoplasia

Otro aspecto importante es validar el sistema de gradación. Muchos sistemas de gradación y métodos de pronóstico se han propuesto a partir de muestras pequeñas de animales a menudo valoradas sólo por un investigador y que, posteriormente, se han demostrado inútiles. En medicina veterinaria disponemos de trabajos que proponen sistemas de gradación, clasificación y formas de pronosticar la evolución de neoplasias pero no hay suficientes estudios dirigidos a confirmar o rechazar la validez de estos sistemas. Esto es lo que se han propuesto realizar Schott et al. (2) en el caso de osteosarcomas caninos. El trabajo de Schott et al. es muy interesante porque pone sobre la mesa de forma explícita la cuestión sobre si estamos aplicando de forma correcta las herramientas para prever el comportamiento del cáncer en animales. Los autores aplican dos de los sistemas de gradación publicados hasta ahora para osteosarcomas, y ninguno es capaz de predecir el tiempo medio de supervivencia ni el intervalo libre de enfermedad. Y aunque el sistema anticipase el comportamiento del tumor de forma acertada en un 90% de los casos, lo cual sería excelente, qué sucede con el resto de casos en que no lo hace ? Los mastocitomas son uno de los tumores que más a menudo diagnosticamos y, a pesar de haberse publicado hasta la saciedad sobre su clasificación, en el comentario de todos los informes nos vemos obligados a advertir que el pronóstico está basado en valores estadísticos para no pillarnos los dedos cuando preveamos su evolución.

no hay suficientes estudios dirigidos a confirmar o rechazar la validez de estos sistemas

La gradación de los neoplasias se basa fundamental en (1) el pleomorfismo (diferenciación), (2) la necrosis i (3) el índice mitótico. Cuando valoro una neoplasia que recibo para una segunda opinión, no es extraño que no coincida con el nivel de pleomorfismo que se le adjudica en el informe original, pero es que si muestro el mismo tumor a uno de mis compañeros patólogos que diagnostican a mi lado lo más probable es que tampoco coincida con mi opinión. En medicina veterinaria nunca, ni nosotros ni nadie, valora la necrosis a nivel

Astronomy Trek

histológico de forma conjunta a la necrosis que presenta el tumor a nivel macroscópico, tal como se realiza en patología humana. Si a ello le añadimos el hecho de que a los técnicos de laboratorio en veterinaria se los adiestra en evitar la toma de material necrótico en el tallado de las biopsias, qué narices estamos valorando cuando determinamos el grado de un tumor basado en la necrosis ? Y a pesar de que (por experiencia telefónica) una de las máximas preocupaciones de los clínicos y oncólogos veterinarios es que les facilite el índice mitótico de una neoplasia, tras casi 30 años diagnosticando todavía nadie me ha dicho en que parte de la neoplasia tengo que valorar el índice mitótico aún a sabiendas de que va a ser muy distinto dependiendo de la zona que examine del tumor.

Tampoco sabemos si los sistemas de gradación son imprecisos porque se evalúan de forma conjunta con parámetros muy variables (diferencias en los tratamientos clínicos, decisiones personales de los propietarios basadas en aspectos económicos o emocionales sobre la eutanasia, etc). Cuando las estadísticas de un estudio de gradación valoran la tasa de supervivencia global de un tumor no tienen en cuenta si el animal era cliente de un consultorio en una pequeña tienda de mascotas o de un centro veterinario de referencia, ni tampoco

Metástasis de carcinoma al hueso

contemplan si el animal era la mascota de un pensionista o de una familia con una renta de 200.000 €. O quizás es la histopatología misma la que es demasiado imprecisa. No tenemos la capacidad de la patología humana para recopilar información sobre la historia clínica y la evolución de los casos. A menudo, la información clínica que recibimos cuando se nos remite la biopsia es una cruz sobre la silueta del animal.

Podemos hacer el ejercicio, aunque no lo recomiendo, de reexaminar un artículo que haya propuesto un sistema de gradación y comprobar si cuando nos informa sobre el tanto por ciento de recidivas o de la mortalidad asociada al tumor estos valores se contrastaron con la realización de segundas biopsias y de autopsias completas en el 100% de los animales que formaron parte de la muestra. Sino es así, en lugar de hablar de recidivas, metástasis e intervalos libre de enfermedad podríamos empezar a hablar de posibles recidivas, posibles metástasis y intervalos libres de enfermedad aproximados. Cuantos artículos habéis visto en veterinaria que modifiquen o corrijan sistemas de gradación en base a las observaciones recogidas tras años años aplicación de un sistema ? Los seguimientos a largo plazo en medicina humana han supuesto modificaciones en el diagnóstico y pronóstico de diferentes neoplasias.

La incredulidad de Santo Tomas. Caravaggio. Wiquipedia

No quiero ser tan incrédulo como Santo Tomás, de manera que sólo me queda que pensar que ha sido cuestión buena suerte que raramente vea desarrollar metástasis a los sarcomas de tejidos blandos de grado alto que alcanzan el 44% de capacidad metastática, o que ha sido cuestión de mala suerte que metastaticen aquellos los mastocitomas de bajo grado que sólo provocan mortalidad en un 4% de los casos.

  1. Begley, CG, Ellis, LM. Raise standards for preclinical cancer research. Nature. 2012;483(7391):531–533
  2. Don Meuten, John S. Munday, Marlene Hauck Time to Standardize? Time to Validate? Vet Pathol. 2018; 55(2): 195-199

, , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Significado pronóstico del tipo de tumor mamario en perros

Hasta ahora no se disponía de datos significiativos que permitiesen intepretar que le sucederá a un perro perro en función del tipo concreto de neoplasia mamaria. Actualmente, el pronóstico se valora con criterios generalistas como son el tamaño del tumor y la presencia de metástasis locales o distantes, (2) el tipo histológico pero de forma muy restringida y, especialmente, (3) el grado de la neoplasia.

Carcinoma tubular. Perro

En 2011, se propuso una nueva clasificación histológica de las neoplasias mamarias, muy detallada, que incluía 27 tipos de neoplasia malignos y 7 benignos. Tres estudios posteriores, dos retrospectivos y uno prospectivo, vinieron a validar la utilidad pronóstico de esta clasificación, pero a partir de muestras que no permitían representar las formas más frecuentes de neoplasia en una proporción significativa.

Por primera vez, un reciente estudio ha conseguido, a partir de una muestra muy amplia de animales, representar 14 de los tipos más frecuentes de neoplasia mamaria canina y determinar su significado pronóstico de forma específica para cada tipo de tumor en referencia a la tasa de supervivencia global (TSG) en el primer y segundo año, el índice de recidivas y el desarrollo de metástasis distantes.

El trabajo no será de libre consulta desafortunadamente hasta Julio de 2018, pero podemos comentar a modo de ejemplo algunos resultados interesantes.

  • La clasificación del 2011 preve de forma significativa la TSG, las recidivas y las metástasis.
  • Los carcinomas anaplásicos y los carcinosarcomas son las neoplasias más agresivas, con la capacidad de metástasis más elevada.
  • Los carcinomas escamosos, los comedocarcinomas y los carcinomas sólidos son neoplasias de evolución lenta pero que también presentan una significativa capacidad de metástasis.
  • Los carcinomas complejos tienen una expectativa de supervivencia mayor que los carcinomas tubulopapilares, los intraductales y los mioepiteliomas malignos
  • Los carcinomas tubulares simples y complejos presentan una elevada TSG
  • Los carcinomas escamosos presentan la tasa más alta de recidivas, mayor incluso que los carcinomas anaplásicos y los carcinosarcomas.

El trabajo también examina el valor pronóstico del grado, la invasión vascular y la afectación de márgenes.

 

Prognostic Signifcance of canine Mammary Tumor Histologic Subtypes: An Observational Cohort Study of 229 Cases. Vet Pathol 2017, Vol 54(4): 571-578

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Un tumor o varios tumores ?

Muchos habrán pasado por ello: tras obtener un diagnóstico mediante biopsia, el proceso o bien no responde al tratamiento correspondiente o bien no evoluciona de la forma esperable para lo que se supondría con ese diagnóstico.

Nuestra práctica de la medicina veterinaria cambiará a mejor el día que entendamos que muchas de las lesiones que hoy interpretamos como una entidad (diagnóstica, clínica, terapéutica,…) son en realidad la misma presentación pero para procesos distintos. Un ejemplo: en veterinaria todavía clasificamos las glomerulopatías en tal o cual glomerulonefritis (GN) según su morfología de la misma forma como se describían hace más de 60 años, pero en cambio nadie se sorprende por el hecho de que aquellos compañeros dedicados a la nefrología no hayan conseguido hasta ahora encontrar pautas precisas que correlacionen una determinada GN con una bioquímica concreta, un tratamiento efectivo y una evolución predecible.

En medicina humana ya hace tiempo que se reconocen formas diferentes de correlacion clínica, respuesta al tratamiento y pronóstico para una misma forma de GN porque al analizarlas a nivel transcriptómico se ha demostrado que un mismo tipo morfológico de GN puede representar nefropatías distintas. Es decir, el aspecto de lesión algunas veces no preve como se va a comportar realmente aquella lesión. Los autores de este trabajo nos presentan otro ejemplo paradigmático de esta situación pero en veterinaria: el linfoma B difuso de células grandes (LBDCG) en perros.

Uno o varios tumores

El LBDCG es el tumor linfoide más frecuente y agresivo en perros. Ahora bien, mientras que su diagnóstico ha evolucionado mucho en los últimos años, no ha sido así con las estrategias de tratamiento. Los animales con LBDCG pueden mostrar una evolución clínica, una respuesta al tratamiento y un pronóstico muy variables. Esta variabilidad es achacable en parte a aquellas características que se valoran a través de las técnicas de diagnóstico que aplicamos de forma convencional (morfología, clonalidad, citometría), y estas son el estado de activación de las células B, el índice mitótico y la extensión a sangre y médula ósea del tumor. Pero son particularidades del tumor que no explican el porqué de esta variabilidad. El escenario es distinto si el tumor se examina a nivel genómico.

Cuando se realizan estudios de expresión de genes en casos de LBDCG, se observa que el mismo tumor se subdivide en dos neoplasias distintas, una constituída por células típicas de los centros germinales (CG) y una segunda formada por células B activadas CBA), y la superviviencia de los pacientes con LBDCG-CG es distinta de aquellos con LBDCG-CBA, dando a entender que son entidades diferentes.

De forma similar, también se observan diferencias cuando se estudian cambios cromosómicos mediante hibridación genómica comparativa. Respoderán mejor al tratamiento aquellos perros con modificaciones en el cr13. Aquellos otros con una adquisición del cr31 tendrán peor pronóstico.

Y si se examina la metilacion del ADN (la metilación del ADN juega un papel fundamental en el desarrollo de tumores hematopoyéticos) mediante secuenciación por bisulfito, se comprueba que existe metilación aberrante de CpG en determinados genes reprimidos en casos de LBDCG (TFPI-2).

No estamos hablando de que un mismo tumor se comporte de una u otra forma en función de qué genes exprese. Lo que muestran estos resultados sugiere que el LBDCG es en realidad un conjunto heterogéno de neoplasias diferentes en lugar de un único tipo de tumor tal como lo vemos ahora. La medicina veterinaria se encuentra lejos de aplicar técnicas transcriptómicas, estudiar cambios cromosómicos y valorar la metilación del ADN en los tumores de nuestras mascotas como herramientas de diagnóstico rutina. Pero como mínimo podemos empezar a comprender el porqué de la variabilidad en la respuesta al tratamiento y en la evolución de algunas neoplasias aún siendo el mismo tumor. Sino entendemos que asociar el binomio «una lesión-una entidad» es un error, entonces nos seguiremos sorprendiendo siempre que suceda lo inesperado.

 

, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Agresividad de los carcinomas mamarios felinos (La mujer del César). Segunda parte

Sobre los carcinomas mamarios felinos y su capacidad de metástasis, publicamos anteriormente un artículo en el cual, a través del examen de moléculas de adhesión, pusimos de manifiesto el papel que juega el mecanismo de transición epitelial-mesenquimatosa (EMT) en la biología de este tipo de neoplasia (Mecanismos de metástasis en carcinomas mamarios felinos).  La adquisición de un fenotipo maligno en carcinomas de la gata está relacionado con trastornos en la expresión de las proteínas de transmembrana que regulan las adhesiones celulares (cadherinas). Aquellos tumores que conservan un fenotipo epitelial (E-cadherina β-catenina) acaban mostrando una menor agresividad frente a los que lo pierden durante su desarrollo. En otras palabras, la malignidad de un carcinoma de mama en gatos depende, al menos en parte, de que las células del tumor dejen de ser epiteliales tal como las entendemos.

Pero como reza el dicho, a veces las cosas no sólo deben serlo sino también parecerlo. En nuestro caso lo parecía pero queríamos saber si lo era. Es por ello que en este nuevo trabajo hemos investigando si la malignidad de los carcinomas mamarios en la especie felina puede estar asociada a otros cambios en su fenotipo más allá de la pérdida de rasgos epiteliales por parte de las células neoplásicas. Es decir, si se cumple el mecanismo propuesto por la teoría EMT hasta el extremo de que el tumor maligno no sólo deje de ser epitelial y parezca mesenquimatoso, sino que adquiera realmente rasgos mesenquimatosos.

Plutarco. Wikipedia

Plutarco. Wikipedia

N-cadherina es una molécula de adhesión propia de células mesenquimatosas y que es expresada por las células neurales y los fibroblastos pero no por las células epiteliales. En medicina humana, se ha demostrado, sin embargo, su expresión en neoplasias carcinomatosas, poniendo de manifiesto su utilidad para reconocer la EMT. La N-cadherina favorece un estado de adhesión dinámica que permite que las células neoplásicas se adhieran o desprendan del tumor primario. Además, la combinación de N-cadherina con un factor de crecimiento (FGF) aumenta la expresión de metaloproteinasa 9 incrementando así la invasividad de las células neoplásicas.

Diapositiva1

Expresión de N-cadherina en carcinoma felino metastático (Veterinary Pathology, 2014)

En este estudio valoramos si existía expresión de N-cadherina en diferentes tipos de neoplasias mamarias felinas tanto benignas como malignas, y si ésta estaba correlacionada con dos factores de pronóstico (la presencia de metástasis regionales y el grado del tumor). El estudio reveló la correlación entre la expresión de N-cadherina, la presencia de metástasis y el grado histológico de la neoplasia. Es decir, la expresión de N-cadherina no sólo confirma la adquisición de este fenotipo mesenquimatoso por parte de los carcinomas más agresivos (corroborando la teoría EMT), sino que puede interpretarse como un signo de malignidad que en un futuro cercano podría emplearse como marcador pronóstico. Igual que Pompeya no sólo debía ser sino también parecer honesta, los carcinomas de mamas felinos más agresivos no sólo parecen sino que son también mesenquimatosos.

 

 

 

N-cadherin expression in feline mammary tumors is associated with a reduced E-cadherin expression and the presence of regional metastasis

Buendia AJ, Peñafiel-Verdu C, , Navarro JA, Vilafranca M, Sánchez J

Veterinary Pathology November 2014 vol 51 no.4 755-758

, , , , , , ,

Deja un comentario

Pronóstico de los sarcomas de tejidos blandos

Cuando diagnosticamos un sarcoma de tejidos blandos a menudo recibimos la siguiente consulta:

de acuerdo,… un sarcoma de tejidos blandos, pero que tipo concreto de tumor es, qué nombre tiene ?

Los sarcomas de tejidos blandos (STBs) agrupan un conjunto de tumores que llegan a representar hasta un 15% de las neoplasias cutáneas en el perro, los cuales se interpretan de forma común porque comparten una imagen histológica y una biología semejantes (baja capacidad metastática – 17% – y moderada tendencia a recidivar – desde 7% hasta 30% -).  Estos tumores incluyen:

tumor de nervios periféricos (TNPs) no asociado al plexo braquial, fibrosarcoma, mixosarcoma, liposarcoma, tumor de células perivasculares, histiocitoma fibroso maligno, y mesenquimoma maligno

Otros tipos de sarcoma no se incluyen en el grupo de STBs bien por su sigularidad o bien por exhibir una mayor agresividad que los anteriores. Los sarcomas no considerados habitualmente como STBs incluyen:

sarcoma histiocítico, linfangiosarcoma, hemangiosarcoma, fibrosarcoma oral y tumor de nervios periféricos asociado al plexo braquial. 

La agrupación de sarcomas bajo el diagnóstico STBs puede parecer un esfuerzo muy generoso de síntesis y es que no todos los STBs se comportan de forma idéntica a nivel individual (algunos pueden mostrar unas probabilidades de metástasis muy superiores al 30% o probabilidades de recidiva inferiores al 17%). Por este motivo resulta inprescindible en la valoración de este tipo de tumores combinar el diagnóstico morfólogico con el grado de la neoplasia (ver Índice mitótico) si se pretende obtener información útil.

De entre los diferentes factores pronóstico usados en STBs (tipo de neoplasia, grado, localización, infiltración, márgenes) sólamente el grado histológico tiene relevancia pronóstica, especialmente si se combina con el estudio de márgenes. Por sorpredente que parezca, el tipo histológico, es decir saber si se trata de un liposarcoma, un fibrosarcoma, etc, no tiene significado pronóstico.

 GRADO

El grado se define como la suma de la diferenciación, el índice mitótico i la necrosis

Diferenciación

1 sarcomas parecidos al tejido original

2 sarcomas indiferenciados pero en los cuales se identifi tejido original

3 sarcomas indiferenciados (anaplásicos)

Mitosis

1 0-9

2 10-19

3 > 19

Necrosis

1 ausente

2 < 50%

3 > 50%

 

El grado definitivo del tumor se obtiene mediante la suma del los tres valores:

  • grado I: valor menor o igual a 3
  • grado II: valor 4-5
  • grado III: valor igual o mayor a 6

MÁRGENES

Los márgenes de resección se definen como:

incompletos: las células neoplásicas contactan con los márgenes

estrechos: la distancia entre células neoplásicas y márgenes es < 3 mm

completos: la distancia entre células neoplásicas y márgenes está entre 3 y 5 mm

 

Combinando grado y valoración de márgenes, la información que deberíamos obtener en el examen de este tipo de tumores vendría a ser esta:

        Grado I Grado II Grado III
Metástasis Raro 7-13% Raro o infrecuente 7-33% Propenso 22-44%
Recidivas márgenes
incompleto/estrecho Infrecuente 7% Intermedio 35% Probable 75%
  Completo Muy raro Muy raro Minoria

 

Prognostic factors for cutaneous and subcutaneous soft tissue sarcomas in dogs. Vet Pathol 2011, 48(1):73-84

, , , , , , , , , , , ,

2 comentarios

Osteosarcoma: predisposición y pronóstico

Osteosarcoma: predisposición y pronóstico

El osteosarcoma (OS) es un tumor mesenquimatoso maligno con una capacidad de producir metástasis muy alta. Incluso aquellos animales tratados mediante amputación presentan una Tasa de Supervivencia Global (TSG) reducida. Sin embargo, esta agresividad contrasta con la escasa concreción sobre los factores pronóstico de esta neoplasia existentes en la literatura. La mayoría de los factores pronóstico analizados hasta ahora en OSs (edad, peso, sexo, raza, localización del tumor, fosfatasa alcalina sérica -SALP- y ósea -BALP-, infección, grado histológico, etc…) no se han valorado en pruebas controladas aleatorias y han aportado resultados contradictorios.

Prognostic factors in canine appendicular osteosarcoma- a meta-analysis

BMC Veterinary Research 2012, 8:56

En este artículo, los autores realizan una revisión crítica sobre los factores pronóstico que se han descrito para el OS apendicular, validan su importancia científica, y llevan a cabo un metaanálisis sobre la asociación entre la SALP, la localización del tumor y la edad del animal respecto a la TSG y al Intervalo Libre de Enfermedad (ILE)

Osteosarcoma

Osteosarcoma

SALP y la localización del tumor en la zona proximal del húmero son los indicadores pronóstico negativos más importantes respecto a la TSG y el ILE, en el caso de la localización humeral quizás debido a que  es una zona menos obvia desde un punto de vista clínico y el OS se detecta más tarde. El radio por el contrario es la zona afectada con mejor pronóstico. Y aunque la edad también se relaciona con la TSG y el ILE, esta vinculación no es estadísticamente significativa.

La mayoría de los factores pronóstico analizados hasta ahora en OSs (edad, peso, sexo, raza, localización del tumor, fosfatasa alcalina sérica -SALP- y ósea -BALP-, infección, grado histológico, etc…) no se han valorado en pruebas controladas aleatorias y han aportado resultados contradictorios.

En medicina humana, la respuesta histológica a la quimioterapia preoperativa  es un factor que predice de forma muy significativa el resultado del tratamiento operatorio. Detectar pacientes de esta forma permitiría seleccionar aquellos animales que requieren un protocolo más intensivo de quimioterapia. Este procedimiento, sin embargo, no se aplica en veterinaria. En veterinaria, por el contrario, la bibliografía insiste en recalcar la utilidad de la quimioterapia adyuvante (cisplatino, carboplatino y doxorubicina) para aumentar la supervivencia. Ahora bien, cuando se valoran estos estudios, se observa que no existen diferencias en la TSG cuando se compara el tratamiento quimioterápico pre- y post-operatorio, al igual que tampoco existen diferencias entre aquellos animales tratados con un régimen único o múltiple. Hasta el momento, no se ha demostrado que una terapia adyuvante agresiva administrada indiscriminadamente limite el desarrollo de metástasis. Incluso un reducido número de casos de OS no desarrollan metástasis a pesar de no recibir quimioterapia, lo que sugiere que es la composición genética del tumor y el paciente los factores que realmente contribuyen al potencial metastático del tumor. Y esto enlaza con el siguiente artículo

Breed-predispositions to cancer in pedigree dogs

ISRN Veterinary Science, 2013, ID941275

En este artículo, la autora revisa la predisposición de determinadas razas de perro al desarrollo de diversos tipos de neoplasia, entre ellos el OS. La selección de razas ha provocado una singularidad genética en los perros  que permite la identificación de alelos que confieren susceptibilidad al cáncer en comparación con el resto del conjunto de la población canina.

Las razas con mayor riesgo incluyen el Doberman, el Pastor alemán, el Golden Retriever, el Gran Danés, el Setter irlandés, el Rotweiler, el San Bernardo, el Pastor irlandés, el Borzoi, el Galgo, el Lebrel escocés y el Leonberger. Más que una cuestión genética, la predisposición puede estar ligada en estos casos al peso y tamaño de estas razas (los OSs se desarrollan preferentemente en áreas de microfractura). Ahora bien, un factor de crecimiento como IGF1, determinante en las diferencias entre razas pequeñas y grandes, es a la vez un factor muy potente en generar un fenotipo maligno en líneas celulares de OS.Irish-Wolfhound

En Rotweilers,  la castración antes del primer año de vida incrementa el riesgo a desarrollar el tumor tanto en hembras como en machos, mientras que en San Bernardo y Lebrel escocés se ha observado una incidencia familiar.

Cuando se ha valorado el cariotipo en estas razas con mayor predisposición, se ha comprobado como la base genética del paciente influencia el cariotipo del tumor. En Rotweilers, pero no en Golden Retriever, el OS presenta deleción de genes supresores (WT1, TP53 y CDKN2A, PTEN y RB1), hallazgo que no sólo refleja la influencia genética de la raza sino a la vez la idiosincrasia de cada tumor.

, , ,

Deja un comentario