Entradas etiquetadas como gato

Clasificación de la OMS para linfomas alimentarios en gatos

El linfoma es la neoplasia más frecuente en gatos y en su forma alimentaria la más común. Es una neoplasia cuyo diagnóstico puede establecerse a nivel ecográfico y citológico, pero la identificación del tipo concreto de linfoma y el pronóstico indispensablemente requieren un estudio histopatológico mediante biopsias de alta calidad.

En medicina humana, cada subtipo de linfoma alimentario se considera como una entidad distinta, con un pronóstico y tratamiento diferentes. En los últimos diez años, el sistema de clasificación de tumores linfoides de la OMS empleado en medicina humana ha venido a substituir los antiguos sistemas de clasificación empleados tradicionalmente en veterinaria (Kiel, NCI-WF). Pero hasta el momento y a pesar su incidencia existen escasos trabajos que hayan valorado la aplicación de este nuevo sistema de clasificación a los linfomas alimentarios en gatos. En este artículo, los autores lo hacen tanto desde el punto de vista de la patología veterinaria como humana.

La valoración de 61 casos de linfoma alimentario felino por parte de un patólogo veterinario y otro de humana concluye que los linfomas alimentarios felinos del tracto digestivo se dividen en 6 tipos de neoplasia, que además tienen sus homólogos en los linfomas alimentarios en humanos:

  1. Linfoma B de células grandes difuso (DLBCLs)
  2. Linfoma de células B rico en células T (TCRBCL)
  3. Linfoma de zona marginal del MALT (MALT)
  4. Linfoma T de células grandes anaplásico (TALCL)
  5. Linfoma de células T asociado a enteropatía tipo I (EATL-I)
  6. Linfoma de células T asociado a enteropatía tipo II (EATL-II)

Colon. Linfoma

Linfoma B

El DLBCLs (20%) es el tercero más frecuente en gatos, con una morbilidad análoga a las personas. El TCRBCL (2%) se considera una variante del DLBCLs, afecta sobretodo al intestino delgado y es tan infrecuente en humanos como en gatos. El MALT (2%) es mucho más frecuente en humanos y, mientras que en estos afecta predominantemente al estómago, en gatos es una neoplasia intestinal. El TALCL (2%) es infrecuente tanto en humanos como en gatos, afecta sobretodo al intestino grueso y su diagnóstcio es complicado ya que requiere marcadores no aplicables en inmunohistoquímica de rutina (CD30+). El EATL-I (40%) corresponde al linfoma de células grandes, transmural y de mal pronóstico (TSG 1,5 meses). Una Linfoma de células T periférico sin especificación (PTCL-NOS) equivaldria a un EATL-I. Finalmente, el EATL-II (34%) corresponde a un linfoma de células pequeñas epiteliotrópico, de mejor pronóstico (TSG 2,4 años) y que equivale a un trastorno recientemente descrito en medicina humana (Trastorno linfoproliferativo de células T del tracto gastrointestinal).

El trabajo es relevante desde el punto de vista de demostrar la utilidad de la clasificación de la OMS para linfomas digestivos en gatos, acota y valora la incidencia de los seis tipos de linfoma, recalca el papel indispensable de la inmunohistoquímica para clasificar los linfomas y amplia las formas de neoplasia linfoide del tracto gastrointestinal en gatos más allá de la concepción habitual de valorar sólo los linfomas alimentarios como tumores de células grandes o de células pequeñas.

World Health Organisation Classification of Lymphoid Tumors in Veterinary and Human Medicine: a Comparative Evaluation of Gastrointestinal Lymphomas in 61 Cats. J Comp Pathol 2018, vol.159, 1-10. 

, , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Muertes asociadas a anestesia en gatos: hallazgos post-mortem

El artículo que os presentamos hoy muestra los hallazgos anatomopatológicos en 54 casos de muertes asociada a anestesia en gatos que participaban en un programa de esterilización (más de 30.000 animales). Los participantes en el programa eran animales sanos, con propietarios, provenientes de refugios o de régimen de vida libre, bajo control humano o no. Se consideraron asociadas a la anestesia aquellas muertes ocurridas dentro de las 24h posteriores al procedimiento. Veintiocho animales murieron tras la administración de pre-anestésicos y productos inductores, uno sólo tras pre-anestésicos, 4 durante la cirugía y 21 post-quirúrgicamente .

En 18 animales (33%) se hallaron lesiones significativas e indicativas de enfermedad natural. Dos de los animales (4%) presentaron complicaciones quirúrgicas (hemoabdomen), mientras que en 34 casos (el 63%) no se encontraron lesiones macro- ni microscópicas. Entre los animales con lesiones se observaron las siguientes patologías:

Pulmonares (n=13). La infección por Aelurostrongylus abstrusus fue el hallazgo más frecuente (n=5), seguida del asma (n=3), neumonía por aspiración (n=1) y neumonía de etiología desconocida (n=4).

Cardiopatías (n=6). Se diagnosticaron 2 casos de Cardiomiopatía Hipertrófica y 4 de Miocarditis linfocítica de etiología desconocida.

Enfermedades sistémicas (n=3). Se diagnosticaron dos animales con Panleucopenia y una sospecha de Toxoplasmosis.

Otras. Se observó meningonencefalitis (con sospecha de infección por Toxoplasma) en un caso y diferentes grados de hepatitis en tres casos.

Discusión

Creemos que de este estudio son destacables principalmente dos datos: en primer lugar, que en el 63% de los animales no se encontraron lesiones que justificaran la muerte del animal, ya fuera por enfermedades predisponentes o por efecto directo de la anestesia. Muchas de las complicaciones de un procedimiento anestésico no pueden ser detectados en estudios post-mortem: oclusión de vías aéreas, desequilibrios bioquímicos (acidosis por hiperventilación) o alteraciones de la conducción cardíaca y finalmente los efectos secundarios o sobredosis de fármacos anestésicos (investigaciones no disponibles en veterinaria).

En segundo lugar, el estudio muestra que las afecciones pulmonares son una de las principales enfermedades que pueden complicar los procedimientos anestésicos. Si bien puede discutirse el sesgo que supone que un elevado número de los animales del estudio vivían en la calle o en colonias, debe también destacarse que se halló un porcentaje similar de casos con verminosis pulmonar entre los animales con y sin propietario. Finalmente, las cardiopatías, hepatopatías, enfermedades del sistema nervioso y las enfermedades infecciosas sistémicas deben también considerarse enfermedades de riesgo para un procedimiento anestésico.

Post-mortem findings in 54 cases of anesthetic associated death in cats from two spayeneuter programs in New York State. Journal of Feline Medicine and Surgery (2011) 13, 959-966.

, ,

Deja un comentario

Neoplasias Intestinales en Gatos

Los tumores digestivos en la especie felina representan una parte muy importante de los procesos neoplásicos que afectan a esta especie (37% de todas la neoplasias). A pesar de ello, el estudio más amplio realizado hasta el momento sobre tumores intestinales en gatos abarcaba 122 individuos. En este estudio, se amplia la muestra de animales hasta 1129 casos, por lo que represwenta la aproximación más objetiva a este tipo de proceso.

El trabajo que aquí se presenta analizó casos de neoplasia intestinal felina que abarcaban un período de 40 años. El estudio demuestra que el tumor intestinal más frecuente es el linfoma seguido de adenocarcinomas. Otro hallazgo del estudio fue el riesgo a desarrollar este tipo de proceso que presentan los Siameses de más de 7 años. El estudio también describe los rasgos epidemiológicos de otros tipos de neoplasia intestinal felina (mastocitomas, carcinomas de células escamosas, fibrosarcomas, hemangiosarcomas, etc).

Recent Trends in Feline Intestinal Neoplasia: an Epidemiological Study of 1,129 Cases in the Veterinary Medical Databse from 1964 to 2004

Journal of the American Animal Hospital Association

, , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Leishmaniosis en gatos

La infección por Leishmania en gatos no es un proceso infrecuente, especialmente en los países de la zona mediterránea al tratarse de una zona endémica. Sin embargo, los casos descritos hasta ahora en la literatura se limitan a presentaciones esporádicas que no permiten extraer conclusiones generales sobre el modo en que esta enfermedad parasitaria afecta a la especie felina. En este trabajo presentamos por primera vez una descripción exhaustiva de la leishmaniosis en gatos, a través de un estudio retrospectivo que engloba 15 animales.

En el gato, al igual que en perros, la enfermedad se presenta mayoritariamente de forma primaria como una lesión cutánea. A diferencia del perro, sin embargo, se observa un predominio por el desarrollo de lesiones oculares, perioculares y mucocutáneas, que mantienen un patrón de lesión granulomatoso. En el artículo también se discuten implicaciones epidemiológicas en el desarrollo de la leishmaniosis felina.

Histopathological Lesions in 15 Cats with Leishmaniosis

J.A. Navarro, J. Sánchez, C. Peñafiel-Verdú, A. Buendía, J. Altimira, M. Vilafranca

, ,

Deja un comentario