Archivo para la categoría Muestreo de organos específicos

Obtención de muestras de ganglio linfático

Un examen orientativo sobre trastornos que afectan los ganglios linfáticos puede realizarse fácilmente mediante citología, aunque suele ser necesaria la biopsia, como sucede en el resto de sistemas, para obtener un diagnóstico definitivo en la mayoría de casos. Tanto en el caso de neoplasias primarias del ganglio (linfomas) como también en casos de metastasis, las biopsias de ganglio deben representar simultáneamente la zona cortical y medular del órgano. Este aspecto es fundamental, debido en primer lugar a que el diagnóstico de linfomas muchas veces se basa en la pérdida de dieferenciación corticomedular y, en segundo lugar, las metástasis raramente se distribuyen de forma homogénea en el parénquima ganglionar.

Para obtener una biopsia de ganglio que represente corteza y médula en la misma muestra, es recomendable practicar una biopsia quirúrgica, en forma de cuña, asegurándose que el vértice de ésta alcance el centro del ganglio linfático. Evidentemente, puede optarse por remitir la totalidad del ganglio afectado, con lo que se obtiene una información mucho más precisa sobre las lesiones (tal como se menciona anteriormente, las metástasis en los ganglios muchas veces se limitan a discretos agregados de células neoplásicas muy localizados, difíciles de detectar con una muestra quirúrgica). Por todos estos mismos condicionantes, no está indicado el uso de biopsias por tru-cut para el estudio de linfadenopatías, que ofrecen una imagen muy limitada del parénquima ganglionar.

Deja un comentario

Obtención de muestras de músculo

Debido a las propias características del tejido muscular, es habitual que éste sufra un proceso de contracción cuando se obtiene un fragmento de este tejido para biopsia. La contracción conlleva una intensa alteración de la arquitectura normal del tejido muscular, y que a nivel microscópico puede impedir valorar adecuadamente lesiones histológicas de las miofibrillas. Para evitar este artefacto es recomendable, una vez se ha obtenido la biopsia muscular, extenderla sobre una cartulina o cualquier otro soporte rígido, manteniendo a la vez la tensión de las fibras mediante la sujeción de la muestra al soporte con agujas en sus extremos. Todo el conjunto, la biopsia sobre el soporte y sujetada con las agujas, puede entonces introducirse en el envase con el fijador.

Deja un comentario

Obtención de muestras de dígitos

Las características macroscópicas asociadas a la presencia de lesiones inflamatorias o neoplásicas en esta zona desaparecen o se distorsionan en gran medida durante la fijación, por lo que se recomienda facilitar la localización de las mismas mediante el uso de un rotulador o tinta china sobre el tejido extraído. Las radiografías o esquemas de la lesión pueden sernos de gran ayuda en estos casos (este material será devuelto si así se especifica). El estudio completo de este tipo de muestras puede retrasarse más de 48 horas, puesto que es a menudo necesaria la decalcificación del material para estudiar un posible comportamiento infiltrativo del proceso.

Deja un comentario

Obtención de muestras de médula ósea

Se recomienda el estudio de la médula ósea mediante la obtención de material por aspiración con aguja fina. El material aspirado debe tratarse como se detalla en el apartado de preparación de citologías. No se recomienda la obtención de tejido medular en casos de rutina al tratarse de una técnica de difícil y comparativamente menos efectiva que el estudio citológico. Únicamente se encuentra indicado biopsiar el tejido medular cuando dos muestreos citológicos sucesivos hayan mostrado un bajo número de células hematopoyéticas, sugiriendo una hipoplasia o aplasia medular.

Deja un comentario

Muestreo del globo ocular

Es importante incluir en el envío una descripción detallada de las características y localización de las lesiones observadas en el examen oftalmológico previo a la enucleación o evisceración del globo ocular, incluyendo posibles esquemas o dibujos de que se disponga. El globo debe fijarse lo antes posible después de la obtención o muerte del animal y ser manipulado con cuidado para evitar las alteraciones por presión o autolisis, especialmente a nivel de la retina. Debe incluirse un mínimo de 5 mm del nervio ocular y limpiar la esclera de los posibles restos de tejido periféricos, con el fin de facilitar la fijación del globo. Debe utilizarse un volumen de formol al 10% como mínimo 10 veces superior al volumen del globo ocular y se recomienda enviar los dos globos en botes separados.

Con el fin de conseguir una mejor fijación de las estructuras internas, se recomienda inyectar lentamente mediante una aguja de pequeño diámetro un volumen aproximado de 0,1 a 0,3 ml de solución fijadora (para ojo canino) en la cámara anterior a través del limbo esclero-corneal; la introducción de volúmenes mayores a éstos causará artefactos por presión. La fijación con este procedimiento se consigue a las 48-72 h.

Deja un comentario

Muestreo del encéfalo

El Sistema Nervioso Central es muy blando y se daña con facilidad, por lo que se recomienda manipularlo con extremo cuidado para evitar en la medida de lo posible los artefactos por compresión. El encéfalo debe ser extraído en su totalidad (incluyendo el cerebelo), y debe sumergirse en formol al 10%, en un volumen mínimo de 4 ó 5 veces superior al de la masa encefálica. Es necesario fijarlo lo antes posible tras la muerte del animal, puesto que se trata de un tejido extremadamente susceptible a la autolisis. Para facilitar la penetración del fijador en el tejido, pueden realizarse pequeños cortes hasta los ventrículos laterales, dejándolo en fijación de 4 a 10 días, según el volumen del encéfalo.

,

Deja un comentario