Cambio plexiforme

En una reciente entrada (Experto) hablábamos de la reabsorción sanguínea ganglionar como lesión no neoplásica que cursa con linfadenopatía. Otra linfadenopatía no neoplásica es el cambio plexiforme.

Se denomina cambio plexiforme cuando el tejido ganglionar ve substuído su parénquima linfoide por una proliferación exuberante de vasos sanguíneos. Es una lesión poco frecuente, de origen desconocido, y descrita tanto en perros como en gatos. La causa propuesta hasta ahora sugiere alguna forma de obstrucción vascular o linfática y, aunque en principio es una lesión benigna, resulta tan enigmática que es difícil otorgarle algún pronóstico o significado clínico.

Cambio plexiforme

Cambio plexiforme

Un trabajo reciente en gatos afectados por este proceso indica que la vascularización plexiforme, en ocasiones, puede representar una fase previa al desarrollo de un hemangiosarcoma. El hallazgo es doblemente peculiar, puesto que hasta ahora no se conocían casos de hemangiosarcomas primarios de ganglio linfático en gatos.

El trabajo seleccionó 16 casos retrospectivos de gatos afectados por cambios vasculares en ganglios linfáticos cervicales, submandibulares y axilares. Los animales tenían una edad media de 11 años y mostraban linfadenopatía única o múltiple. 12/16 animales presentaban un diagnóstico de hemangiosarcoma nodal. 2/16 lesiones compatibles con una vascularización plexiforme y otros 2/16 una vascularización plexiforme pero con ciertos rasgos de agresividad.

Cambio plexiforme. Gato. El tejido ganglionar está substuído por vasos sanguíneos (color marrón, CD31)

Cambio plexiforme. Gato. El tejido ganglionar está substituído por vasos sanguíneos (color marrón, CD31)

El trabajo pone de manifiesto por una lado la incidencia, hasta ahora desconocida, de hemangiosarcomas nodales en ganglios cervicales en gatos. A la vez, sugiere a los autores proponer la hipótesis que la vascularización plexiforme puede representar una lesión preneoplásica. Junto con la hiperplasia ganglionar periférica de gatos jóvenes, el linfoma Hodgkin y no-Hodgkin felino y la hiperplasia linfoide, el hemangiosarcoma y el cambio plexiforme deberían considerarse como diagnósticos diferenciales en gatos con linfadenopatía cervical.

Histology and Clinical Outcome of Benign and Malignant Vascular Lesions Primary to Feline Cervical Lymph Nodes. Vet Pathol 2015, 52

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: