Cáncer

CÁNCER

La Medicina Veterinaria y la Medicina Humana comparten muchos aspectos. Ambas son ciencias dedicadas a prevenir, diagnosticar y curar enfermedades. Y, aunque es verdad que abarcan ámbitos de la salud distintos, existe una corriente de opinión que aboga, desde hace mucho tiempo, por un reformulación de las dos disciplinas que las aproxime bajo el concepto de “One Medicine” o “One Health”.

En el s.XIX, Rudolph Virchow defendió esta visión desde el campo de la microbiología y parasitología. William Osler, contemporáneo de Virchow y considerado el padre de la medicina moderna, también defendió el enfoque comparativo de las dos disciplinas. Y, a mediados del s.XX, Calvin Schwabe abanderó la “One Medicine” con especial énfasis en las zoonosis. A finales del s.XX, sin embargo, el espirítu de esta comunión fué languideciendo hasta que en años recientes, como consecuencia de las facilidades y aumento de desplazamientos de población, han resurgido nuevas zoonosis (SIDA, Ebola, West Nile virus, Influenza aviar, SARS) que han animado a retomar esta colaboración, plasmada en una resolución de la American Medical Association (AMA) de 2007 (http://www.amednews.com/article/20070813/opinion/308139988/4/) y ratificada posteriormente por la American Veterinary Medical Association (AVMA).

Las resoluciones de la AMA y AVMA abogando por una colaboración entre Medicina Veterinaria y Medicina Humana se han focalizado en la salud de ecosistemas, seguridad alimentaria y enfermedades infecciosas emergentes. Pero la filosofía de “One Medicine” también se ha extendido a aspectos que, para veterinarios de pequeños animales, nos son más próximos como por ejemplo el cáncer, el envejecimento y los trastornos genéticos (http://www.onemedicine.org.uk).

El cáncer es uno de los trastornos más frecuentes con los que tenemos que lidiar en la práctica veterinaria de pequeños animales. Las lesiones de piel, y los trastornos hepáticos, renales o gastrointestinales constituyen gran parte del diagnóstico de biopsias, pero la palma se la llevan las neoplasias. Retomando la medicina comparada de “One Medicine”, sin embargo, la cuestión del cáncer recibe un enfoque distinto en las dos disciplinas. En Medicina Humana, el cáncer se considera desde cuatro pilares: prevención, diagnóstico precoz, tratamiento e investigación. En Medicina Veterinaria, no existe la prevención y el diagnóstico precoz como actitudes de rutina frente a esta patología. Tratamos los animales que sufren una neoplasia y hacemos, en algunos casos, investigación.

En 1997, la prestigiosa revista New England Journal of Medicine publicó un artículo de dos especialistas en bioestadística de la Universidad de Chicago que removió los cimientos de la medicina1. El artículo valora la progresión de la lucha contra el cáncer en Estados Unidos desde 1970 hasta 1994, analizando cambios en la mortalidad ajustada a la edad, a partir de datos obtenidos del National Center for Health Statistics. En realidad este artículo es la segunda parte de otro artículo publicado en 19862. En aquel entonces, las conclusiones del trabajo fueron que “35 años de esfuerzo focalizado en mejorar el tratamiento y la lucha contra el cáncer habían fracasado”. En esta segunda parte, 12 años después, la conclusión es la misma con alguna excepción. Las excepciones son los resultados alcanzados en el tratamiento del cáncer infantil y juvenil, el tratamiento de la enfermedad de Hodgkin, los tratamiento paliativos en cáncer avanzado, una mejor comprensión de la biología del cáncer y una mejoría en las técnicas de diagnóstico por imagen. A pesar de todo ello, los beneficios de estos progresos sobre la mortalidad total producida por el cáncer han sido desalentadores.

El artículo sugiere que se ha focalizado demasiado en el tratamiento, mientras que un mayor énfasis en la prevención habría salvado más vidas. A pesar de décadas de investigación, el trabajo demuestra que el cáncer ha aumentado un 6% entre 1970 y 1994. Los períodos en los que ha retrocedido la mortalidad asociada a cáncer han sido atribuibles a la prevención (cáncer de mama, tabaquismo) y no al tratamiento. Y, aunque a nivel individual los tratamientos si que ofrecen más esperanza de vida y mejores condiciones respecto a décadas anteriores, a nivel de población nacional no ha habido ningún avance.

Beverly & Pack

Beverly & Pack

La Medicina Veterinaria tiene una gran ventaja respecto a la Medicina Humana, y es que casi siempre sigue su estela. Tanto en terapéutica como en investigación se aprovechan y se adaptan los resultados de Medicina Humana cuando éstos ya han pasado por largos procesos de ensayo. Teniendo esto en mente, quizás deberíamos, como veterinarios, darle un par de vueltas a los resultados de este artículo. Asumiendo que no hacemos prevención ni diagnóstico precoz del cáncer, los únicos aspectos que son realmente efectivos frente a esta enfermedad, es posible que en Veterinaria estemos ofreciendo mejores tratamientos individuales a los animales, pero que esto no suponga ningun avance en el control del cáncer en especies domésticas ?  Es posible que todo el esfuerzo en investigación en oncología veterinaria no tenga un peso significativo ?

La facilidad con la que puede confundir una percepción puede llegar a ser sorprendente. Creemos que estamos pasando el invierno más frío o el verano más caluroso hasta que los metereólogos nos dicen que, según su historial, no es significativo. Desconozco si es posible hacer un estudio semejante al de Bailar y Gornik en nuestra profesión. Probablemente no, por falta de registros históricos centralizados que permitan analizar resultados muy amplios durante un largo período de tiempo. Pero si sería muy interesante analizar, teniendo este trabajo en mente, si los tratamientos que utilizamos hoy en día para tratar tumores en pequeños animales están realmente incrementando de forma estadísticamente significativa los Intervalos Libres de Enfermedad y las Tasas de Supervivencia Global que sí conocíamos para cada tipo de tumor respecto a épocas anteriores.

1. Bailar JC, Gornik HL. (1997) Cancer Undefeated. N Engl J Med 1997;336:1569-1574

2. Bailar JC III, Smith EM. Progress against cancer? N Engl J Med 1986;314:1226-1232

  1. #1 por anaolivar el marzo 24, 2013 - 12:05 pm

    Todos los días trabajamos con pacientes que sufren o son susceptibles de padecer cáncer.
    Los propietarios que han tenido mascotas que han fallecido a consecuencia de un tumor vienen con una nueva mascota y nos preguntan que medidas preventivas pueden tomar y realmente no sabemos que contestar. En medicina veterinaria el tema es también delicado, sabemos que hay varias razas puras muy populares de alguna forma “condenadas genéticamente” a sufrir procesos neopásicos durante algún momento de su vida (hablo de los boxer, los shar-peis, los golden, los boyeros …y la lista sigue), cómo centrarnos en la prevención en esos casos?
    Factores como las modas, la estética de determinadas razas, la preferencia de los propietarios por razas peculiares y otros que no dependen de la medicina veterinaria influyen significativamente en la prevalencia del cáncer en la población canina de una época…supongo que estudios genéticos randomizados de los individuos podrían ser una herramienta de control del problema pero las limitaciones de disponibilidad son determinantes.

    Respecto al tema estadístico podríamos intentar un sistema de seguimiento más amplio de los pacientes diagnosticados y tratados de cáncer; crear un sistema de comunicación simple con el laboratorio de patología, básicamente un feed back del desenlace final de estos casos.

    En los centros veterinarios está todo registrado, la información está ahí sin duda, esperando que alguien con tiempo y capacidad de análisis la utilice…

    Un saludo!

    • #2 por Histovet el marzo 26, 2013 - 5:04 pm

      Hola Ana
      El tema de la prevención, como dice, es complicado en veterinaria. Microarrays para estudiar perfiles genéticos en perros ya están disponibles comercialmente, en gatos todavía no, pero con los tiempos que corren no tengo claro quién se va a poner a hacer este tipo de estudio. Lo que si factible, muy importante, y sin ningún compromiso económico es el tema que planteas sobre el feedback a cerca del tratamiento y evolución de los casos diagnosticados. Si de algo cojea la patología quirúrgica en veterinaria es de que nosotros diagnosticamos y casi nunca más sabemos nada del caso así que por nuestra parte nunca podremos hacer este tipo de estudios. Solamente publicamos aquellos casos en los que hacemos un estudio retrospectivo, muy concreto y que supone mucho esfuerzo. La dispersión de los casos en muchas clínicas veterinarias también es un handicap. Estoy convencido de que se puede hacer. Sólo falta quien tenga mucha voluntad y mucho tiempo y lo que es seguro es que, sea cual sea el resultado, la información será espectacular.

      un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: